24 de Abril de 2017

Suárez convierte los copos de nieve en joya | Ice Flowers

La Joyería Suárez siempre sorprende, una vez al año hace una convocatoria especial para presentar su colección Compromiso y es , sin duda, el evento de joyas por excelencia en el sector nupcial.

Siempre sorprenden con la inspiración e historia detrás de cada colección y también con la puesta en escena para su presentación.

Esta vez nos citaron en la Fundación Fernando de Castro , en su coqueto patio, con una puesta en escena floral increíble (de la mano de Floreale) y nos sorprendieron con un concierto de La Bien Querida (seguro que si la buscas has oído alguna de sus canciones y, sino, merece la pena seguirle la pista).

Presentaban la  nueva colección Ice Flowers, concebida como el desarrollo más níveo de Compromiso, inspirada en el momento de la cristalización del copo de nieve y pensada para una novia romántica y con aires vintage.

Sin duda son piezas que podría llevar cualquier mujer estilosa, pero para mi fue inevitable pensar en todas esas mujeres que conozco apasionadas de la nieve y el esquí ¿puede haber mejor regalo (de compromiso, por el nacimiento de un bebé o porque sí) que un joyón que, además, recuerde a un copo de nieve?

Cuando un copo de nieve se derrite, su forma se pierde para siempre. Toda esa belleza se desvanece sin dejar rastro. Así es como Wilson Bentley lamentaba la naturaleza fugaz de los copos de nieve que él mismo retrató durante décadas. Conocido como “the snowflake man”,su incansable determinación hizo posible retratar ese pequeño milagro de la naturaleza y enseñar al mundo su ingenua y a la vez grandosa belleza. La naturaleza rebosante de genialidad que sólo el hombre sensible es capaz de descubrir y convertir en joya.
Así, de repente, la Joyería Suárez ha hecho posible regalar la belleza de un copo de nieve y de un diamante en una sola pieza ya que, además,todos los diseños se han inspirado y han respetado el patrón propio de la naturaleza, con la enigmática numerología de sus puntas. Aparentemente iguales y todas distintas, así como nunca existirá un copo de nieve igual a otro, no existirá una joya indéntica a la otra.
Sin duda, yo me quedo (y me pido como regalo de nacimiento para mi tercer hijo..je,je) con el anillo, hay tres modelos, y cada uno de ellos tiene su encanto.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *