21 de junio de 2019

El tratamiento que ha recuperado y alisado mi cabello fosco

Tengo el pelo fosco desde pequeña, con rizos rebeldes en el flequillo y en la coronilla, si tenéis el pelo así sabéis de lo que hablo…Desde que me alcanza la memoria recuerdo hacer cosas para intentar alisar mi pelo…Horas de secador, planchar el pelo con la plancha de la ropa, hacerme la toga…Un poco de todo, hasta que descubrí el tratamiento de keratina / alisado japonés…Nunca supe bien lo que me hacía porque probé distintos tratamientos, desde una persona que me lo hacía en casa, hasta una peluquería de barrio pasando por la típica peluquería con una oferta especial. El tratamiento me funcionaba, me alisaba durante meses y era una gozada disfrutar de la sensación de dejarme el pelo secar al aire y que se quedara bien peinado…Algo impensable hasta ese momento para alguien con mi tipo de cabello.

Fotografía de Elena Bau

Pero todo eso pasó factura después de varios años con ese tipo de tratamientos de keratina, mi cabello se iba volviendo más fino, estaba pobre…Pero yo me había acostumbrado a la libertad que da tener el cabello «semi peinado» nada más salir de la ducha.

Fotografía de Elena Bau – Atelier Charo Palomo

Y en ese momento, hablando con Charo Palomo, a la que conocí en un evento y después fui a cortarme y teñirme a su Atelier, me recomendó el tratamiento SWEET con ácido hialurónico y botox, que consigue un resultado similar de alisado (sin tener que dejar el cabello sin lavar ni cosas de esas) pero además cuida e hidrata el cabello. Me hice el tratamiento en febrero y a día de hoy, en junio, sigo teniendo el alisado suficiente como para que sea cómodo secarme con secador pero sin cepillos, tan sólo ha llegado el momento de repasar las zonas más rebeldes. El tratamiento no es barato, pero por el ahorro de tiempo que supone y por lo bien que cuida el cabello, merece la pena.

Fotografía de Elena Bau con Icíar Aguilera

Además, también en Charo Palomo, cuentan con otro tratamiento de hidratación que, además, es acumulativo (es decir, que cuánto más te lo hagas, más podrás espaciar el hacértelo porque va mejorando el cabello desde el interior), se trata de la Bioplastia Capilar, que probaré el curso que viene, una vez lleve ya dos tratamientos Sweet para alisar y vea qué necesita mi cabello.

Me lavo el pelo todos los días y es importante cuidarlo con tratamientos y productos de calidad, ya he encontrado el tratamiento que me va y también los productos, Charo Palomo me recomendó el champú Glacial White Caviar Hydra-Pure de Miriam Quevedo y el Acondicionador Extrem Caviar de la misma marca, con los que estoy FELIZ, mis puntas han recuperado la unidad, se quedaban siempre como sueltas, y mi cabello refleja el brillo de una forma muy natural.

Fotografía de Elena Bau

Otro día os cuento más sobre el Atelier de Charo Palomo con el que estoy feliz de haber encontrado una peluquería en la que te entienden, te preguntan y respetan, asesorándote fenomenal, cuidándote como si estuvieras en casa de una amiga (su música, terraza, sus masajes mientras te lavan la cabeza, su zona desde la que puedes trabajar mientras te atienden…¡Tiene tanto qué contar!

Fotografía de Elena Bau


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.