5 de febrero de 2018

Un día especial, de una cena, un libro y una peli

Desde pequeña mi madre siempre me decía “las cosas pasan por algo” y lo cierto es que ese mensaje caló en mí y es parte de mi forma de ver la vida; da todo lo que puedas de tí, fórmate,trabaja duro y persigue tus objetivos, pero hay veces, muchas, en la vida, que las cosas no suceden de la forma que tenías pensado, o aparecen sorpresas, cambios que te llevan por otros caminos…Y de todo se aprende, a veces son experiencias profesionales, otras personales, pueden ser grandes cambios o pequeños detalles, pero dejarse llevar siempre trae gratas sorpresas.

La semana pasada fue uno de esos momentos, Silvia, de Cenas Adivina me invitó a un coloquio sobre una película francesa, lo cierto es que en la invitación ponía tanto el nombre de la película como el de la persona que la había realizado, pero yo no los conocía y tampocó googleé nada, no tenía tiempo, Silvia siempre me propone cosas interesantes así que le dije que sí sin tener ni idea de a dónde íba…

Y aparecí en un restaurante francés en el centro de Madrid (Antoinette ) en una charla íntima, con Anne-Dauphine Julliand, una periodista francesa de la que desconocía su existencia y, por supuesto, su historia. Una mujer fuerte que transmite una paz, una calma y una felicidad tranquila increíble, cuando conoces su historia te sorprende aún más, pero a la vez entiendes de donde viene esa calma y esa forma de ver la vida.

Anne-Dauphine Julliand fue conocida tras su primer libro, “Llenaré tus días de vida” en el que relata la enfermedad de su hija y cómo se desarrolla su vida familiar en torno a ella.

«Vas a tener una vida bonita. No será como la de las demás niñas, pero será una vida de la que podrás sentirte orgullosa. Y en la que nunca te faltará amor.» Esta es la promesa que la autora le hace a su hija Thaïs, de tan solo dos años de edad, cuando los médicos descubren que la niña padece una enfermedad genética devastadora para la que no existe cura.

También dio una charla en “Lo que de verdad importa” en la que cuenta cómo supieron afrontar la enfermedad y cambiar el enfoque de su vida, si no vais a leer los libros, os recomiendo que la veáis.

Si quieres leer los libros, espera y así no te “desvela” nada.

En el coloquio que tuvimos en la brasserie francesa, nos regalaron su segundo libro “Un día especial” editado por Palabra. Después de todo lo que nos había transmitido Amme-Dauphine no podía esperar a tener “Llenaré tus días de vida” y comencé a leer el segundo libro primero, un libro sobre la felicidad escogida, con el que aprender, de verdad, a disfrutar de cada momento, lleno de reflexiones increíbles sobre la maternidad, pero también sobre el amor, la mirada de los niños, sobre cuidar la pareja y a los amigos, sobre las distintas perpectivas de nuestros problemas y los de los demás.

Un libro que te removerá y te sacará más de una lágrima, pero que estoy segura que te cambiará también para mejor, yo no pude evitar empezar a lerlo el mismo miércoles cuando llegué a las 12 de la noche a casa, he ido rascando minutos leyendo en el autobús, andando por la calle y mientras esperaba que me sirvieran en una cafetería, y lo he disfrutado mucho, ahora deseando leerme el primer libro, la verdad.

Pero el encuentro era para presentarnos su última película “Ganar al viento” un documental sobre la vida de cinco niños que están enfermos y cuya enfermedad es parte de su día a día, la película no está centrada en sus enfermedades, sino que es otra forma de mostrarnos cómo podemos aprender muchísimo de los niños, y aún más cuando una dura enfermedad les golpea y les hace, en cierta forma, tener que madurar aunque sigan siendo niños. Pude verla el viernes por la noche y fue otro de los regalos casuales de la semana pasada…Podéis ir a verla con niños y no dudo de que os encantará, en Francia ha sido un auténtico taquillazo.

Como os decía, el primer libro aún no lo he leído y no me atrevo a comentar nada, pero el segundo; “Un día especial” es un libro también especial, para cualquier persona, pero quizás también pueda ayudar a todas esas madres que han sufrido o estáis sufriendo la enfermedad de un hijo, así como su fallecimiento.

La semana pasada recibí tres grandes regalos; conocer y conversar en persona con Anne-Dauphine Julliand, leer un libro increíble que ha cambiado mi perspectiva en varios aspectos y disfrutar de ver cómo cinco niños pequeños enfermos pueden enseñarnos mucho sobre la felicidad.

 

¡GRACIAS!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *