30 de enero de 2020

Las secadoras no gastan más

El otro día una amiga me preguntaba que si tuviera que elegir mi «electrodoméstico favorito» (teniendo en cuenta que tengo la casa recién puesta con electrodomésticos muy guays, no porque sea una friki de los electrodomésticos…je,je) cual sería y, sin ninguna duda dije LA SECADORA.

¿Y eso?, pues yo creo que por dos motivos:

1) Que tenían tan mala fama, tanto de gastar mucho como de estropear la ropa, que tenerla me hizo cambiar el concepto radicalmente, ahora os cuento por qué.
2) Porque ha supuesto un ahorro de tiempo, espacio y de carga mental BRUTAL. Además, te permite tener menos ropa de cama y pijamas de niños, cuando M era bebé y no teníamos secadora, tenía, no exagero, más de 20 bodys, para tener suficientes mientras se cerraba el ciclo «lavadora, tender, secar, planchar, armario», lo mismo con los juegos de sábanas, ahora mismo sólo necesito dos para cada uno.

 

Con la secadora puedes lavar y planchar en el mismo día, además de que el mismo día que la secadora entró por la puerta tiramos el tendedero plegable que tanto odiaba 😉

Respecto al gasto energético, era algo que quería aclarar, porque hice la prueba durante un mes, pero es que ahora ya casi va a cumplir dos años y sigue igual, no hemos notado NADA, increíble, pero cierto. Después de que muchas personas me pregutaran por ello he investigado un poco y la mejor opción para una secadora son las de BOMBA de CALOR, las otras sí gastan.

Aquí tenéis algunos mitos desmontados:

MITOS

PERO

 

 

1.- Encoge la ropa

Con la tecnología de bomba de calor, la temperatura es menor por lo que no estropea la prenda y tiene movimientos adaptados a cada tipo de tejido.

 

 

2.- Es mejor secar al aire

El sol desgasta los colores y deja la ropa más acartonada. Además, tender la ropa hace que las prendas se deformen y las pinzas dejan marcas incómodas de planchar después.

 

 

3.- Solo vale para secar algodón

Es válido para cualquier tipo de tejido. Las últimas tecnologías te permiten secar prendas con varias capas o incluso recuperar su impermeabilidad.

 

 

 

 

4.- Consume mucha energía

Una secadora consume al mes desde 1,52 € con 13 cargas. La bomba de calor trabaja a menos temperatura y hace que necesite menos gasto energético.

Existe también falta de conocimiento, ya que se asocia el concepto ‘ECO’ al ‘tiempo’ que dura un programa cuando es al revés. Un programa ECO suele tener algo más de duración y un mínimo consumo.

 

 

5.- No todas las prendas me salen secas: resultados desiguales

Las tecnologías han mejorado en varios sentidos. Las máquinas no giran en un solo sentido, haciendo que la prenda se enrolle y se exponga a los sensores de detección de humedad del tambor, que incluso son ya por escaneo, sin que la prenda entre en contacto con el tambor. 

 

 

6.- Tardan demasiado tiempo: programas muy largos

Hay ciclos cortos y largos, depende de las prendas. Los programas están pensados en cada tipo de tejido y su cuidado. 

 

 

 

7.- Tengo mucha ropa con etiquetado “no secadora” y éstas no se pueden meter.

El etiquetado de las prendas está obsoleto, no tiene en cuenta las nuevas tecnologías. Por ejemplo, el programa Woolmark certifica que se puede meter la lana más delicada.

 

 

8.- No se puede secar en una misma carga prendas con diferentes colores.

 

Los colores no impactan en el resultado, se pueden mezclar. 

 

 

 

9.- Las prendas salen muy arrugadas.

Al revés, las tecnologías de recirculación de aire y los giros del tambor en varios sentidos hacen que las prendas no se enrollen. Además, los programas especializados de vapor refrescan las prendas y destensan las fibras, lo que ahorra tiempo de planchado.

 

10.- No tengo espacio para tener una.

Hay opciones:  secadoras en torre, que ocupan la mitad de espacio que un tendedero tradicional y las lavasecadoras, donde tienes el 2 en 1 y buenos resultados en la mitad de tiempo.

 

 

Existe también falta de conocimiento, ya que se asocia el concepto ‘ECO’ al ‘tiempo’ que dura un programa cuando es al revés. Un programa ECO suele tener algo más de duración y un mínimo consumo.

Aquí tenéis un resumen de AEG (aunque mi secadora es de Electolux, son del mismo grupo).

 

¡Espero que os sirva! Otro día os cuento sus maravillas para lavar y secar ropa técnica de esquí!!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.